Noticias

Comunicado de la Conferencia Episcopal sobre la “ideología de género” (con video)

 

Comunicado de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

sobre la “Ideología de Género”

 

“Y creó Dios al hombre a su imagen,

a imagen de Dios lo creó,

varón y mujer los creó” (Génesis 1, 27)

Como pastores de la Iglesia, sentimos el deber de orientar el discernimiento del pueblo católico sobre la así llamada “ideología de género” promovida por distintas instancias de Gobierno, entre ellas el Ministerio de Educación Pública a través de su “Programa de Estudio de Educación para la afectividad y sexualidad integral” con el propósito de adoctrinar en esta línea de pensamiento a nuestros niños y jóvenes.

Primeramente reafirmamos, nuestro respeto por aquellas personas de una orientación sexual no heterosexual y recordamos a todos los miembros de la Iglesia, y de la sociedad en general, su derecho a ser acogidas con respeto y delicadeza, evitando todo signo de discriminación injusta[1]. La Iglesia siempre respetará aquellas decisiones que cada persona tome en el ejercicio de su libertad. Pero, tal y como lo manifiesta el Papa Francisco “una cosa es comprender la fragilidad humana o la complejidad de la vida, y otra cosa es aceptar ideologías que pretenden partir en dos los aspectos inseparables de la realidad. [2]

La ideología de género, definida como “una nueva filosofía de la sexualidad” niega la diferencia y complementariedad entre varón y mujer, y así, “el sexo ya no es un dato originario de la naturaleza (…)  sino un papel social del que se decide autónomamente.”[3]

Haciéndonos eco de las enseñanzas del Papa Francisco queremos destacar los aspectos de esta ideología que más nos preocupan en el ámbito nacional:

 

  1. La ideología de género niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer presentando una sociedad sin diferencias de sexo.

La diferencia y la complementariedad entre el hombre y la mujer, que están en el vértice de la creación, no es para la contraposición o subordinación, sino para la comunión y la generación, siempre a imagen y semejanza de Dios.[4] En contraste, las personas negando su propia naturaleza se reinventan según sus propios sentimientos y voluntad, negando a la  familia el  ser  una  realidad  preestablecida por la creación. [5]  Y  al  no  favorecerse  el verdadero sentido de la maternidad querida por Dios, en la unión del hombre y la mujer, la prole pierde su dignidad de don para convertirse en un objeto al cual se tiene derecho.[6]

 

  1. En la ideología de género la identidad humana viene determinada por una opción individualista, desvinculada de la diversidad biológica entre hombre y mujer.

Paradójicamente, sabemos que “la persona humana, según los datos de la ciencia contemporánea, está de tal manera marcada por la sexualidad, que ésta es parte principal entre los factores que caracterizan la vida del hombre. Verdaderamente, en el sexo radican las notas características que constituyen a las personas como hombres y mujeres en el plano biológico, psicológico y espiritual, teniendo así mucha parte en su evolución individual y en su inserción en la sociedad”[7] .

Por eso, la Iglesia invita a cada hombre y cada mujer a reconocer y aceptar su identidad sexual según su carácter genético[8] en contraste con esa doctrina que proclama la liberación de la persona humana de los presupuestos biológicos de su sexualidad, cayendo en el predominio del “género” que pregona la supremacía del sentimiento subjetivo sobre la razón y la ciencia e invitando a cada cual, a hacerse, a sí mismo, según lo que él quiera, varón o mujer, sin importar su realidad biológica.

 

  1. La ideología de género se impone como un pensamiento único que determina incluso la educación de los niños.

La familia, sociedad natural, existe antes que el Estado o cualquier otra comunidad, y posee unos derechos propios que son inalienables. Como son los padres los que les dan la vida a sus hijos, estos tienen el derecho de ser reconocidos como sus primeros y principales educadores. “Hoy a los niños, en la escuela se les enseña esto: que el sexo cada uno lo puede elegir. ¿Y por qué enseñan esto? Porque los libros son de las personas e instituciones que te dan el dinero. Son las colonizaciones ideológicas, sostenidas también por países muy influyentes”. [9]

Lamentamos que en nuestro país el Ministerio de Educación Pública sea parte de la “imposición de este pensamiento único” al afirmar, entre otras cosas, que “la sexualidad no se vive bajo estándares normativos ni a través de esquemas rígidos, impuestos y homogéneos, sino que se expresa de formas diversas y a través de una amplia diversidad de identidades de género y orientaciones sexuales”. [10]

Incluso, en la “Guía pedagógica para niños del nacimiento hasta los 4 años”, de este programa, ya se les invita a orientarlos en la construcción personal de género y al respeto por la construcción de género de los demás.[11] Dice el Papa Francisco que “una cosa es que una persona tenga esta tendencia, esta opción, e incluso que cambie de sexo, y otra cosa es hacer la enseñanza en la escuela en esta línea para cambiar la mentalidad”.

Hacemos un llamado a la conciencia de todas las familias costarricenses a asumir, con toda propiedad, su sagrado derechodeber de educar a sus hijos según sus principios morales y sus creencias religiosas, especialmente en el campo de la sexualidad y la afectividad humana.[12] La familia debe hacer valer esta potestad y exigir su respeto ante el Estado y ante todas las instituciones de la sociedad.

 

  1. La ideología de género lleva a proyectos y directrices legislativas que atentan contra la integridad de la familia como institución natural.

“La familia, comunidad natural en donde se experimenta la sociabilidad humana, contribuye en modo único e insustituible al bien de la sociedad. Ella es la mejor garantía contra toda tendencia de tipo individualista o colectivista.”[13] Así la familia debe ser protegida por el Estado. Ella es anterior a él y a la sociedad, estos están en función de ella. Todo modelo social que busque el bien del hombre no puede prescindir de la centralidad y de la responsabilidad social de la familia. La sociedad y el Estado, en sus relaciones con la familia, tienen la obligación de atenderla sin prejuicio de su origen y función natural.[14]

La ideología de género, buscando espacios relevantes en el ambiente político, ha logrado promover proyectos y directrices legislativas que, como ha advertido el Papa Francisco, destruye a la familia al vaciarla de su contenido antropológico más profundo.[15] Así ha logrado su defensa y difusión a través de organizaciones internacionales como la OEA y la ONU que se han convertido en unos de sus principales canales de defensa.

En este sentido, también, expresamos nuestra preocupación por el Decreto Ejecutivo (D-40422) emitido por Don Luis Guillermo Solís Rivera, Presidente de la República, publicado en la Gaceta este 20 de setiembre y que emite normas que promueven abiertamente esta doctrina en nuestro país. Es evidente en una de las definiciones que incluye este decreto: “Sexo asignado al nacer: esta idea trasciende el concepto de sexo como masculino o femenino. La asignación del sexo no es un hecho biológico innato; más  bien, el  sexo se  asigna al  nacer en  base a la  percepción que  otros tienen sobre sus genitales. La mayoría de las personas son fácilmente clasificadas pero algunas personas no encajan en el binario mujer/hombre”. La sexualidad no puede ser definida por una ideología sino por una visión integral del hombre que busque el respeto de sus principios éticos y religiosos.

Rogamos al Señor, dueño de la vida, bajo la intercesión de la Virgen María, Nuestra Señora de los Ángeles que, a través de una profunda reflexión social sobre los verdaderos fundamentos antropológicos de la persona humana, del matrimonio y la familia, podamos encontrar caminos de diálogo en nuestra sociedad costarricense y que evitando todo tipo de imposición ideológica, podamos valorar, mantener y seguir proponiendo aquellos principios morales y cristianos que caractericen a Costa Rica como una Patria solidaria con todos sus hijos sin discriminaciones de ningún tipo.

Dado en San José, 2 de octubre de 2017

 

José Rafael Quirós Quirós

Arzobispo de San José

Presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

 

[1] Cfr. Catecismo de la Iglesia Católica 2358

[2] Cf. Francisco, Exhortación Apostólica “La Alegría del Amor” #56

[3] Benedicto XVI, Discurso a la Curia Romana con motivo  de las felicitaciones de navidad. 21/12/2012

[4] Cf. Francisco, Catequesis 15/4/2015

[5] Cfr. Benedicto XVI en Discurso a la Curia Romana con motivo de las felicitaciones de navidad. 21/12/2012)

[6] Cfr. Papa Benedicto XVI en Discurso a la Curia Romana con motivo de las felicitaciones de navidad. 21/12/2012)

[7] Declaración acerca de ciertas cuestiones de ética sexual #1

[8] Cfr. CEC #2333

[9]  Francisco, Encuentro con los obispos de Polonia. 27/7/2016

[10] CF. Programa de Estudio de Educación para la afectividad y sexualidad integral, Págs. 26-27

[11] Ídem Cfr. pág. 41

[12] Cfr. FC #37

[13] Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia #213

[14] Cfr. Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia #214

[15] Cf. Francisco, Manila 16/1/2015

 

 

PAPA FRANCISCO FELICITA A COSTA RICA POR SIMPOSIO “LAUDATO SII”

La mañana de este viernes en Roma, el Papa Francisco felicitó a Costa Rica por la organización del Simposio “Laudato Sii”, que se celebrará los días 29 y 30 de noviembre, y 01 de diciembre de 2017.

En el video, el Papa dice que “ojalá que mucha gente vaya, porque así colaboran con el cuidado de la casa común.

El Simposio “Laudato Sii” es uno de los eventos académicos más importantes de nuestra Iglesia, y tiene como organizadora a la Fundación Ratzinger, que “es un ente que tiene como objetos promover la publicación, difusión y estudio de los escritos del entonces Prof. Joseph Ratzinger, además de la organización y desarrollo de congresos de elevado valor cultural y científico; y establecer premios para los estudiosos que se distingan por especiales méritos, tanto en la actividad de las publicaciones como de la investigación científica“.

DIÓCESIS DE LÍMON SE ENRIQUECE CON LLEGADA DE LOS PADRES AGUSTINOS A LA RITA DE POCOCÍ

Monseñor Javier Román entrega la pila bautismal al nuevo párroco

Este domingo 27 de agosto, día en que la Iglesia celebra a Santa Mónica, madre de San Agustín de Hipona, sirvió de marco excepcional para que el Obispo de Limón, Monseñor Javier Román Arias, entregara la comunidad Parroquial de Santa Rita de Casia a un nuevo párroco, Pbro.  Héctor Manuel Paz Mendieta, y con él a la comunidad religiosa de los Padres Agustinos, quienes tendrán, a partir de ahora, la responsabilidad de pastorear a esta comunidad parroquial.

El Padre Héctor dijo que “lo importante será dejarnos sorprender por el Espíritu, que habla también por estas veinticinco comunidades que nos estarán hablando de parte de Dios, de sus necesidades. Tenemos la esperanza de poder servir bien, como el Señor nos pide, en este proyecto de amor que viene de Dios.  La comunidad es familia, pertenezco a una comunidad religiosa que vive la fraternidad.  En la familia hay de todo, pero siempre caminando y sintiéndonos familia”.

Entrega de los Santos Óleos

Por su parte, El Padre Fray Armando Vallar López, Vicario Parroquial, se mostró agradecido por poder caminar con esta iglesia y tener la oportunidad de vivir esta nueva experiencia:  “los frailes, con el carisma de San Agustín, esperamos gozar de su intercesión, reflejando el rostro de Cristo en toda esta feligresía”.  Además, Fray Armando manifestó que tiene mucha esperanza, “porque es una parroquia que ya tiene una historia, y están llamados a formar parte de esta historia.  Las expectativas es aprender, aportar lo que cada uno tiene.  San Agustín dice que cada uno con lo que aporta forma la comunidad.  Dejarnos guiar por el Señor, y aprovechar todo para discernir siempre el llamado de Dios y responder a ese llamado”.

En la homilía de la Eucristía de la toma de posesión, Monseñor Javier Román comenzó destacando que: “hoy en día la presencia religiosa en Limón es mínima, ya que solo contábamos con un padre Vicentino en Talamanca, es por eso que es de bendición que una nueva orden venga a nuestra diócesis.  Van a formar la comunidad religiosa que va a asumir esta parroquia”.

Continúo diciendo el obispo que:  “entregamos las llaves de esta parroquia a un nuevo párroco y a la congregación para que la administren. Han decidido venir a entregarse por el anuncio de Jesucristo en esta comunidad de la Rita. Esto va a implicar compromiso de la comunidad, hay que trabajar.  Somos testigos de un hecho importante, en ellos tres se sumarán esfuerzos por la evangelización que en la Diócesis llevamos adelante a partir del Plan de Pastoral.  Hay que colaborar juntos para multiplicar el esfuerzo que ellos vienen a dar a nuestras comunidades

A los frailes les dice que: “esta es su nueva familia, les pido que se sientan en casa, que construyan iglesia, y que muestren en todo momento el amor de Dios.  Cuentan con las oraciones de la comunidad y las del obispo, para que el Espíritu Santo derrame sus dones que les permita ser pastores a imagen de Cristo.  Confíen en la fuerza que viene de lo alto, pídanla en la oración y fortalézcanla en la vida comunitaria”.

A la comunidad parroquial reunida, Monseñor Román les manifiesta que “ellos necesitan sentirse acogidos y apoyados, favorecidos y aconsejados, con espíritu cristiano, que no haya lugar para el rechazo o para el chisme, ni tampoco para quienes desean destruir y no construir..  Deseo que en la Rita se pueda vivir un espíritu fraternal y de Iglesia, donde entre todos se pongan las metas que desean alcanzar, y que cada uno contribuya por conseguirlas

También les propuso el ejemplo de tres grandes santos:  San Agustín, Santa Mónica y Santa Rita, “quienes en sus virtudes son considerados amigos de Dios y nos muestran un camino de esfuerzo compartido de solidaridad y de alegría evangélica.  Que cuando vengan los problemas y diferencias de criterios sepamos dialogar para llegar a acuerdos que ningún problema sea más grande que el amor que nos profesamos como hermanos.  Que aprendamos a negociar y también a ceder a renunciar a nosotros mismos por las necesidades de los demás y para dar testimonio de la fe”, exhortó a la comunidad.

Expresó Monseñor que “la llegada de estos nuevos pastores es un signo de que Dios no nos abandona, de que nos ama, y que siempre saldrá al auxilio de su iglesia.  Este es un momento de alegría y de esperanzas, de renovar fuerzas y de sacar lo mejor de nosotros para ponerlo al servicio del Señor”.

Monseñor concluyó su homilía, pidiendo a la comunidad cristiana de La Rita esfuerzo, colaboración y apoyo para los frailes, y los exhortó a que “no los dejen solos. Los padres son también son su familia, tienen que cuidarlos”.

También el Obispo le comunicó a la comunidad, que el contrato con la Congregación de los Padres Agustinos está firmado por siete años.

SAN VICENTE DE PAÚL CON RESIDENCIA LIMONENSE

 

Reliquia de Primer Grado de San Vicente de Paúl (Fragmento de hueso del Santo)

(30 de junio de 2017)  La tarde de este viernes, en una sencilla pero emotiva ceremonia, y en el marco de la celebración eucarística, el Padre William Benavides Araya CM, Superior Provincial de los Padres Vicentinos, hizo entrega de una reliquia de I grado, un pequeño hueso auténtico del cuerpo de San Vicente de Paúl, al obispo diocesano de Limón, Monseñor Javier Román Arias.

El Padre Benavides manifestó que:  “la reliquia auténtica fue traída desde la Curia General en Roma, con la intención de expresar al pueblo limonense, a los hermanos sacerdotes de esa diócesis, y a usted como pastor propio de esa porción del pueblo de Dios, que nos sentimos honrados de saber que bajo el patronazgo de San Vicente de Paúl, la historia ha querido mantenernos unidos en ese peregrinar como la única iglesia de Cristo”.

La Eucaristía se celebró en el Seminario de San Vicente de Paúl en Ipís de Guadalupe

Recordó el padre que:  “desde su llegada a Costa Rica en 1877, aunque pedidos para la formación del clero, los vicentinos sentimos la llamada misionera de evangelizar al pueblo limonense”, y que “el celo misionero de nuestros predecesores hicieron que se enamoraran del pueblo limonense”.  Además, hizo alusión a que “los primeros vicarios apostólicos de Limón, fueron Vicentinos”, y a toda la labor realizada por los padres misioneros en Talamanca.

Antes de hacer entrega de la reliquia expresó que:  “Nos sentimos muy honrados en compartir a nuestro Padre Fundador como patrono de ese pueblo amado de Limón, al que hemos servido con sencillez y también hoy, con sencillez, hacemos entrega de esta reliquia a su persona, para la veneración pública del pueblo limonense”.

Por su parte, el Señor Obispo agradeció por la historia del Vicariato Apostólico de Limón y de la Diócesis de Limón, que ha sido de una presencia permanente de los Padres Vicentinos.  “La historia tiene que tener presente que los Padres Vicentinos han estado por más de cien años en la diócesis de Limón”, expresó.

Recordó Monseñor Román que las gestiones para que San Vicente de Paúl fuera declarado patrono de la diócesis y de la Catedral de Limón iniciaron con Monseñor Quirós, II Obispo Diocesano, y que no ha sido sino hasta ahora que el Vaticano lo aprueba.

Certificado de autenticidad de la reliquia de San Vicente de Paúl

El Obispo dijo que: “En algún momento los Padres Vicentinos llegaron a atender todas las parroquias de la diócesis, y es bien merecido que la diócesis tenga como patrono a San Vicente de Paúl, y pedirle a San Vicente que nos siga protegiendo y ayudando para que nos siga enviando sacerdotes tanto diocesano como religiosos que se proyecten hacia los más necesitados, a aquellos que más necesitan del evangelio . Dios les pague la entrega de esta reliquia que se tendrá en la Catedral, para que el pueblo le tenga esa fe a San Vicente para que llegue a ser nuestro modelo de servicio y entrega a los más necesitados de nuestra diócesis”.

Por el momento, la reliquia permanecerá custodiada en la Catedral de Limón, hasta tanto se le coloque en un lugar digno para la veneración pública de los fieles. Su fiesta litúrgica se celebra el 27 de Setiembre, fecha de su tránsito al cielo.

 

Imagen de San Vicente de Paúl

SAN VICENTE DE PAÚL (Tomado de:  https://www.ewtn.com/spanish/saints/Vicente_de_Paul.htm)

Vicente significa: “Vencedor, victorioso”.

Nació San Vicente en el pueblecito de Pouy en Francia, en 1580. Su niñez la pasó en el campo, ayudando a sus padres en el pastoreo de las ovejas. Desde muy pequeño era sumamente generoso en ayudar a los pobres.

Los papás lo enviaron a estudiar con los padres franciscanos y luego en la Universidad de Toulouse, y a los 20 años, en 1600 fue ordenado de sacerdote.

Dice el santo que al principio de su sacerdocio lo único que le interesaba era hacer una carrera brillante, pero Dios lo purificó con tres sufrimientos muy fuertes.

1º. El Cautiverio. Viajando por el mar, cayó en manos de unos piratas turcos los cuales lo llevaron como esclavo a Túnez donde estuvo los años 1605, 1606 y 1607 en continuos sufrimientos.

2º. Logró huir del cautiverio y llegar a Francia, y allí se hospedó en casa de un amigo, pero a este se le perdieron 400 monedas de plata y le echó la culpa a Vicente y por meses estuvo acusándolo de ladrón ante todos los que encontraba. El santo se callaba y solamente respondía: “Dios sabe que yo no fui el que robó ese dinero”. A los seis meses apareció el verdadero ladrón y se supo toda la verdad. San Vicente al narrar más tarde este caso a sus discípulos les decía: “Es muy provechoso tener paciencia y saber callar y dejar a Dios que tome nuestra defensa”.

3º. La tercera prueba fue una terrible tentación contra la fe, que aceptó para lograr que Dios librara de esa tentación a un amigo suyo. Esto lo hizo sufrir hasta lo indecible y fue para su alma “la noche oscura”. A los 30 años escribe a su madre contándole que amargado por los desengaños humanos piensa pasar el resto de su vida retirado en una humilde ermita. Cae a los pies de un crucifijo, consagra su vida totalmente a la caridad para con los necesitados, y es entonces cuando empieza su verdadera historia gloriosa.

Hace voto o juramento de dedicar toda su vida a socorrer a los necesitados, y en adelante ya no pensará sino en los pobres. Se pone bajo la dirección espiritual del Padre Berule (futuro cardenal) sabio y santo, hace Retiros espirituales por bastantes días y se lanza al apostolado que lo va a volver famoso.

Dice el santo “Me di cuenta de que yo tenía un temperamento bilioso y amargo y me convencí de que con un modo de ser áspero y duro se hace más mal que bien en el trabajo de las almas. Y entonces me propuse pedir a Dios que me cambiara mi modo agrio de comportarme, en un modo amable y bondadoso y me propuse trabajar día tras día por transformar mi carácter áspero en un modo de ser agradable”. Y en verdad que lo consiguió de tal manera, que varios años después, el gran orador Bossuet, exclamará: “Oh Dios mío, si el Padre Vicente de Paúl es tan amable, ¿Cómo lo serás Tú?”.

San Vicente contaba a sus discípulos: “Tres veces hablé cuando estaba de mal genio y con ira, y las tres veces dije barbaridades”. Por eso cuando le ofendían permanecía siempre callado, en silencio como Jesús en su santísima Pasión”.

Se propuso leer los escritos del amable San Francisco de Sales y estos le hicieron mucho bien y lo volvieron manso y humilde de corazón. Con este santo fueron muy buenos amigos.

Altar donde fué colocada la reliquia

Vicente se hace amigo del Ministro de la marina de Francia, y este lo nombra capellán de los marineros y de los prisioneros que trabajan en los barcos. Y allí descubre algo que no había imaginado: la vida horrorosa de los galeotes. En ese tiempo para que los barcos lograran avanzar rápidamente les colocaban en la parte baja unos grandes remos, y allá en los subterráneos de la embarcación (lo cual se llama galera) estaban los pobres prisioneros obligados a mover aquellos pesados remos, en un ambiente sofocante, en medio de la hediondez y con hambre y sed, y azotados continuamente por los capataces, para que no dejaran de remar.

San Vicente se horrorizó al constatar aquella situación tan horripilante y obtuvo del Ministro, Sr. Gondi, que los galeotes fueran tratados con mayor bondad y con menos crueldad. Y hasta un día, él mismo se puso a remar para reemplazar a un pobre prisionero que estaba rendido de cansancio y de debilidad. Con sus muchos regalos y favores se fue ganando la simpatía de aquellos pobres hombres.

El Ministro Gondi nombró al Padre Vicente como capellán de las grandes regiones donde tenía sus haciendas. Y allí nuestro santo descubrió con horror que los campesinos ignoraban totalmente la religión. Que las pocas confesiones que hacía eran sacrílegas porque callaban casi todo. Y que no tenían quién les instruyera. Se consiguió un grupo de sacerdotes amigos, y empezó a predicar misiones por esos pueblos y veredas y el éxito fue clamoroso. Las gentes acudían por centenares y miles a escuchar los sermones y se confesaban y enmendaban su vida. De ahí le vino la idea de fundar su Comunidad de Padres Vicentinos, que se dedican a instruir y ayudar a las gentes más necesitadas. Son ahora 4,300 en 546 casas.

El santo fundaba en todas partes a donde llegaba, unos grupos de caridad para ayudar e instruir a las gentes más pobres. Pero se dio cuenta de que para dirigir estas obras necesitaba unas religiosas que le ayudaran. Y habiendo encontrado una mujer especialmente bien dotada de cualidades para estas obras de caridad, Santa Luisa de Marillac, con ella fundó a las hermanas Vicentinas, que son ahora la comunidad femenina más numerosa que existe en el mundo. Son ahora 33,000 en 3,300 casas y se dedican por completo a socorrer e instruir a las gentes más pobres y abandonadas, según el espíritu de su fundador.

San Vicente poseía una gran cualidad para lograr que la gente rica le diera limosnas para los pobres. Reunía a las señoras más adineradas de París y les hablaba con tanta convicción acerca de la necesidad de ayudar a quienes estaban en la miseria, que ellas daban cuanto dinero encontraban a la mano. La reina (que se confesaba con él) le dijo un día: “No me queda más dinero para darle”, y el santo le respondió: “¿Y esas joyas que lleva en los dedos y en el cuello y en las orejas?”, y ella le regaló también sus joyas, para los pobres.

Parece casi imposible que un solo hombre haya podido repartir tantas, y tan grandes limosnas, en tantos sitios, y a tan diversas clases de gentes necesitadas, como lo logró San Vicente de Paúl. Había hecho juramento de dedicar toda su vida a los más miserables y lo fue cumpliendo día por día con generosidad heroica. Fundó varios hospitales y asilos para huérfanos. Recogía grandes cantidades de dinero y lo llevaba a los que habían quedado en la miseria a causa de la guerra.

Se dio cuenta de que la causa principal del decaimiento de la religión en Francia era que los sacerdotes no estaban bien formados. Él decía que el mayor regalo que Dios puede hacer a un pueblo es dale un sacerdote santo. Por eso empezó a reunir a quienes se preparaban al sacerdocio, para hacerles cursos especiales, y a los que ya eran sacerdotes, los reunía cada martes para darles conferencias acerca de los deberes del sacerdocio. Luego con los religiosos fundados por él, fue organizando seminarios para preparar cuidadosamente a los seminaristas de manera que llegaran a ser sacerdotes santos y fervorosos. Aún ahora los Padres Vicentinos se dedican en muchos países del mundo a preparar en los seminarios a los que se preparan para el sacerdocio.

San Vicente de Paúl, Patrono de la Diócesis y de la Catedral de Limón

San Vicente caminaba muy agachadito y un día por la calle no vio a un hombre que venía en dirección contraria y le dio un cabezazo. El otro le dio un terrible bofetón. El santo se arrodilló y le pidió perdón por aquella su falta involuntaria. El agresor averiguó quien era ese sacerdote y al día siguiente por la mañana estuvo en la capilla donde le santo celebraba misa y le pidió perdón llorando, y en adelante fue siempre su gran amigo. Se ganó esta amistad con su humildad y paciencia.

Siempre vestía muy pobremente, y cuando le querían tributar honores, exclamaba: “Yo soy un pobre pastorcito de ovejas, que dejé el campo para venirme a la ciudad, pero sigo siendo siempre un campesino simplón y ordinario”.

En sus últimos años su salud estaba muy deteriorada, pero no por eso dejaba de inventar y dirigir nuevas y numerosas obras de caridad. Lo que más le conmovía era que la gente no amaba a Dios. Exclamaba: “No es suficiente que yo ame a Dios. Es necesario hacer que mis prójimos lo amen también”.

El 27 de septiembre de 1660 pasó a la eternidad a recibir el premio prometido por Dios a quienes se dedican a amar y hacer el bien a los demás. Tenía 80 años.

El Santo Padre León XIII proclamó a este sencillo campesino como Patrono de todas las asociaciones católicas de caridad.

GUÁPILES Y LIMÓN CELEBRARON SU FIESTA TITULAR EN HONOR AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

(Guápiles y Limón, 23 de Junio de 2017)  Una intensa jornada celebrativa tuvo la Diócesis de Limón este viernes cuando, dos de sus parroquias, Limón y Guápiles, celebraron solemnemente al Sagrado Corazón de Jesús.  Monseñor Javier Román, Obispo Diocesano, presidió a las 10 de la mañana la Eucaristía en Guápiles, y a las 6 de la tarde en la Catedral de Limón.

En ambas parroquias, los fieles se prepararon durante nueve días previos, donde la celebración eucarística tuvo su lugar de privilegio, y las que participaron diferentes sacerdotes diocesanos, lo cual ha sido un indicativo del particular amor

Momento en que Monseñor dice la oración de consagración al Sagrado Corazón de Jesús en Guápiles.

y devoción que se le tiene al Corazón de Nuestro Salvador.

En su homilía, Monseñor Javier comenzó resaltando el origen de esta devoción en Santa Margarita María de Alacoque en la segunda mitad del siglo XVII:  “Él se le mostró a ella y señalando, con el dedo, el corazón, le dijo: ‘Mira este corazón que tanto ha amado a los hombres y a cambio no recibe de ellos más que ultrajes y desprecio. Tú, al menos ámame’”.  Además, manifestó que al hablar

del corazón de Jesús, lo que importa no es tanto el órgano del cuerpo, sino su significado:  . “Sabemos que el corazón es símbolo del amor, del afecto, del cariño. Y el corazón de Jesús significa amor en su máximo grado; significa amor hecho obras; significa impulso generoso a la donación de sí mismo hasta la muerte”.

Celebración en la Catedral de Limón

El obispo también resaltó la necesidad de una respuesta al amor que Dios ha mostrado por el género humano, llamando la atención en que “sufrimos una grave y crónica enfermedad cardíaca, que parece propia de nuestro tiempo, y es que se está disminuyendo e incluso muriendo el amor; el corazón humano se enfría cada vez más y ya no es capaz de amar ni de sentirse amado”, expresó.

Además, Monseñor Román urgió a los fieles a pedir a Dios “que encienda en nuestro corazón el fuego del amor, que hace auténtica nuestra existencia humana”, y a que sean cada vez más capaces de encender ese fuego del amor en los demás hermanos.  “Pienso hoy en los niños agredidos y abandonados, en los jóvenes desorientados, que han caído en las drogas, en nuestros ancianos, enfermos, indígenas y aquellos en situación de calle. A los que hemos apartado porque pensamos que no son como nosotros, a los que hemos olvidado y a quienes nos persiguen y que deberíamos de amar más”.

Por otro lado, Monseñor recordó que el día del Sagrado Corazón de Jesús, se celebra también la Jornada de Oración por la santificación de los sacerdotes, pidiendo a los fieles que no desmayen en su deber de orar por sus sacerdotes.

(La homilía completa puede leerse en la sección “homilías”)

HORA SANTA POR VENEZUELA

La Secretaría de Estado del Vaticano, ha convocado a una Hora Santa por Venezuela para este Jueves 27 de Abril.  El documento adjunto contiene la propuesta para dicho evento

HORA SANTA POR VENEZUELA

DIÓCESIS DE LIMÓN CELEBRÓ SU I ENCUENTRO DIOCESANO DE CONSEJOS DE PASTORAL

Más de 150 laicos miembros de Consejos de Pastoral Parroquiales, participaron de este I Encuentro

El caminar pastoral de la Diócesis de Limón está marcado por las líneas emanadas por el IV Plan Diocesano de Pastoral, el cual ha propiciado momentos de reflexión importantes en los cuales han participado diferentes actores de evangelización, tal como ha sido el I Encuentro Diocesano de Pastoral, realizado en el Salón Monseñor Alfonso Coto de la Parroquia de Guápiles, el pasado sábado 01 de Abril.

En este I Encuentro participaron sacerdotes, y más de 150 laicos miembros de los Consejos de Pastoral de 14 de las parroquias de la diócesis, y cuyo objetivo persiguió:  “propiciar una experiencia de encuentro entre los Consejos de Pastoral de cada parroquia, que haga posible un intercambio, en el que se comparta la viviencia que se tiene en las parroquias, del ejercicio del Consejo Pastoral y la dimensión kerigmática que hemos priorizado, a fin que el Consejo Pastoral Diocesano pueda señalar pautas que dinamicen la implementación del IV Plan Diocesano de Pastoral”.

Trabajos en grupos caracterizaron el encuentro

Para este encuentro, Monseñor Javier Román, Obispo Diocesano, resaltó la participación de las diferentes parroquias, el cual ha sido muy positivo y que lo alegra profundamente, ya que este ha propiciado, según monseñor, “un intercambio de experiencias, así como un claro impulso al plan diocesano“.

Para el Obispo, “este encuentro marcará la pauta para el arranque de la experiencia kerigmática en las parroquias, de manera que esto no quede solo en el papel, sino que se traduzca en acción, y llevar la Buena Nueva a todos, sobre todo a los más alejados, y acercarlos a la experiencia de comunidad”, expresó.

El Padre Wilberth Aragón Ramírez, Vicario de la vicaría oeste de Limón, manifestó que: “este encuentro contribuirá para continuar animando las iniciativas pastorales de cada servicio y comunidad”.

Participación laical marcó la pauta de la reflexión

Por su parte, el Padre Luis Aguilar, miembro del Consejo Pastoral Diocesano, dijo que como frutos inmediatos de este encuentro, se espera “fortalecer la experiencia de comunión como iglesia particular, así como establecer las líneas comunes sobre el ser y quehacer de los consejos de pastoral”.  Además, el padre Aguilar dijo que “también contribuirá para tener clara las orientaciones en torno a la dimensión kerigmática que como iglesia particular se ha priorizado”.

Este I Encuentro Diocesano de Consejos de Pastoral, inició a las 8:30 de la mañana, y se extendió hasta las 4:00 p.m, desarrollándose en un clima de alegría, comunión y fraternidad.

SIQUIRRES CELEBRA AL GLORIOSO PATRIARCA SAN JOSÉ

(Siquirres, Limón, 19 de marzo de 2017)  Aunque la fiesta litúrgica de San José se traslada al día lunes 20 por coincidir este año con el III domingo del tiempo de cuaresma, la Parroquia Patriarca San José de Siquirres contó hoy con la presencia del Señor Obispo de la Diócesis de Limón, Monseñor Javier Román Arias, quien presidió la Eucaristía de esta mañana junto con los sacerdotes que se encuentran prestando sus servicios pastorales en ella, y a quienes Monseñor dirigió unas palabras de agradecimiento por la labor que desempeñan en esa parroquia del atlántico costarricense.

El Obispo comenzó resaltando la actitud constante de queja de los seres humanos, que coincide con la queja del pueblo de Israel quienes, a pesar de haber sido liberados y alimentados por Dios, se quejan ante Dios y ante Moisés por la sed del desierto.  “Cómo nos cuesta ver la mano de Dios en nuestra vida… algunos prefieren vivir de nuevo la esclavitud de Egipto, antes de experimentar la libertad que Dios les había otorgado”.  Monseñor Román invitó a los fieles a que: “Vivamos nuestra vida con agradecimiento a Dios;  ante los sufrimientos de la vida, acudamos a Dios”, manifestó.

En cuanto al evangelio, el obispo dijo que:  “Nuestra vida debe ser una vida de conocimiento de Cristo Jesús.  En el diálogo con Jesús, la mujer samaritana comienza a cuestionarse y comienza a cambiar su percepción de Cristo, para reconocer al final que aquel con quien se ha encontrado es verdaderamente el Mesías.  Este es el camino que el cristiano debe seguir.  Nuestra vida tiene que ser un proceso en el que voy descubriendo aquel que le da sentido”.

El obispo continuó afirmando que la sed del corazón humano solo la sacia el Espíritu Santo.  “En nuestra vida tenemos sed, nuestro corazón está vacío, y puede que saciemos nuestra sed con las cosas que el mundo ofrece, y nos damos cuenta que esas cosas no sacian verdaderamente nuestra sed.  La samaritana encuentra en Jesús aquel que da sentido a su vida y lo va a anunciar, y se convierte en profeta, y muchos otros buscan a Jesús y hacen experiencia de encuentro con Jesús.  Lo único que puede saciar nuestra sed es Dios, cuando abramos nuestro corazón al Señor Él va a saciar todo”, dijo.

Advirtiendo la necesidad de fortalecer el kerigma, Monseñor resaltó que “la mujer se convierte en profeta.  Si yo tengo un encuentro con Jesús que sacia mi sed, necesariamente tengo que anunciar esa buena nueva;  si yo reconozco que Dios ha hecho en mi maravillas, tengo que anunciarlo.  No nos quejemos de Dios, él es bondadoso con nosotros, él nos da todo.  Vayamos poco a poco conociendo a Jesús, y que nuestro interés sea conocerlo, amarlo para darlo a conocer a los demás”, concluyó.

Las fiestas en honor al Patriarca San José dieron inicio hace nueve días, y la novena contó con la presencia de diferentes sacerdotes de la diócesis de Limón, quienes han compartido con los fieles de Siquirres su fiesta patronal. (Fotografías de Radio Nueva)