DIÓCESIS DE LÍMON SE ENRIQUECE CON LLEGADA DE LOS PADRES AGUSTINOS A LA RITA DE POCOCÍ

DIÓCESIS DE LÍMON SE ENRIQUECE CON LLEGADA DE LOS PADRES AGUSTINOS A LA RITA DE POCOCÍ

Monseñor Javier Román entrega la pila bautismal al nuevo párroco

Este domingo 27 de agosto, día en que la Iglesia celebra a Santa Mónica, madre de San Agustín de Hipona, sirvió de marco excepcional para que el Obispo de Limón, Monseñor Javier Román Arias, entregara la comunidad Parroquial de Santa Rita de Casia a un nuevo párroco, Pbro.  Héctor Manuel Paz Mendieta, y con él a la comunidad religiosa de los Padres Agustinos, quienes tendrán, a partir de ahora, la responsabilidad de pastorear a esta comunidad parroquial.

El Padre Héctor dijo que “lo importante será dejarnos sorprender por el Espíritu, que habla también por estas veinticinco comunidades que nos estarán hablando de parte de Dios, de sus necesidades. Tenemos la esperanza de poder servir bien, como el Señor nos pide, en este proyecto de amor que viene de Dios.  La comunidad es familia, pertenezco a una comunidad religiosa que vive la fraternidad.  En la familia hay de todo, pero siempre caminando y sintiéndonos familia”.

Entrega de los Santos Óleos

Por su parte, El Padre Fray Armando Vallar López, Vicario Parroquial, se mostró agradecido por poder caminar con esta iglesia y tener la oportunidad de vivir esta nueva experiencia:  “los frailes, con el carisma de San Agustín, esperamos gozar de su intercesión, reflejando el rostro de Cristo en toda esta feligresía”.  Además, Fray Armando manifestó que tiene mucha esperanza, “porque es una parroquia que ya tiene una historia, y están llamados a formar parte de esta historia.  Las expectativas es aprender, aportar lo que cada uno tiene.  San Agustín dice que cada uno con lo que aporta forma la comunidad.  Dejarnos guiar por el Señor, y aprovechar todo para discernir siempre el llamado de Dios y responder a ese llamado”.

En la homilía de la Eucristía de la toma de posesión, Monseñor Javier Román comenzó destacando que: “hoy en día la presencia religiosa en Limón es mínima, ya que solo contábamos con un padre Vicentino en Talamanca, es por eso que es de bendición que una nueva orden venga a nuestra diócesis.  Van a formar la comunidad religiosa que va a asumir esta parroquia”.

Continúo diciendo el obispo que:  “entregamos las llaves de esta parroquia a un nuevo párroco y a la congregación para que la administren. Han decidido venir a entregarse por el anuncio de Jesucristo en esta comunidad de la Rita. Esto va a implicar compromiso de la comunidad, hay que trabajar.  Somos testigos de un hecho importante, en ellos tres se sumarán esfuerzos por la evangelización que en la Diócesis llevamos adelante a partir del Plan de Pastoral.  Hay que colaborar juntos para multiplicar el esfuerzo que ellos vienen a dar a nuestras comunidades

A los frailes les dice que: “esta es su nueva familia, les pido que se sientan en casa, que construyan iglesia, y que muestren en todo momento el amor de Dios.  Cuentan con las oraciones de la comunidad y las del obispo, para que el Espíritu Santo derrame sus dones que les permita ser pastores a imagen de Cristo.  Confíen en la fuerza que viene de lo alto, pídanla en la oración y fortalézcanla en la vida comunitaria”.

A la comunidad parroquial reunida, Monseñor Román les manifiesta que “ellos necesitan sentirse acogidos y apoyados, favorecidos y aconsejados, con espíritu cristiano, que no haya lugar para el rechazo o para el chisme, ni tampoco para quienes desean destruir y no construir..  Deseo que en la Rita se pueda vivir un espíritu fraternal y de Iglesia, donde entre todos se pongan las metas que desean alcanzar, y que cada uno contribuya por conseguirlas

También les propuso el ejemplo de tres grandes santos:  San Agustín, Santa Mónica y Santa Rita, “quienes en sus virtudes son considerados amigos de Dios y nos muestran un camino de esfuerzo compartido de solidaridad y de alegría evangélica.  Que cuando vengan los problemas y diferencias de criterios sepamos dialogar para llegar a acuerdos que ningún problema sea más grande que el amor que nos profesamos como hermanos.  Que aprendamos a negociar y también a ceder a renunciar a nosotros mismos por las necesidades de los demás y para dar testimonio de la fe”, exhortó a la comunidad.

Expresó Monseñor que “la llegada de estos nuevos pastores es un signo de que Dios no nos abandona, de que nos ama, y que siempre saldrá al auxilio de su iglesia.  Este es un momento de alegría y de esperanzas, de renovar fuerzas y de sacar lo mejor de nosotros para ponerlo al servicio del Señor”.

Monseñor concluyó su homilía, pidiendo a la comunidad cristiana de La Rita esfuerzo, colaboración y apoyo para los frailes, y los exhortó a que “no los dejen solos. Los padres son también son su familia, tienen que cuidarlos”.

También el Obispo le comunicó a la comunidad, que el contrato con la Congregación de los Padres Agustinos está firmado por siete años.

About the author

padrewillian administrator

Deja un comentario

3 × tres =