GUÁPILES Y LIMÓN CELEBRARON SU FIESTA TITULAR EN HONOR AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

GUÁPILES Y LIMÓN CELEBRARON SU FIESTA TITULAR EN HONOR AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

(Guápiles y Limón, 23 de Junio de 2017)  Una intensa jornada celebrativa tuvo la Diócesis de Limón este viernes cuando, dos de sus parroquias, Limón y Guápiles, celebraron solemnemente al Sagrado Corazón de Jesús.  Monseñor Javier Román, Obispo Diocesano, presidió a las 10 de la mañana la Eucaristía en Guápiles, y a las 6 de la tarde en la Catedral de Limón.

En ambas parroquias, los fieles se prepararon durante nueve días previos, donde la celebración eucarística tuvo su lugar de privilegio, y las que participaron diferentes sacerdotes diocesanos, lo cual ha sido un indicativo del particular amor

Momento en que Monseñor dice la oración de consagración al Sagrado Corazón de Jesús en Guápiles.

y devoción que se le tiene al Corazón de Nuestro Salvador.

En su homilía, Monseñor Javier comenzó resaltando el origen de esta devoción en Santa Margarita María de Alacoque en la segunda mitad del siglo XVII:  “Él se le mostró a ella y señalando, con el dedo, el corazón, le dijo: ‘Mira este corazón que tanto ha amado a los hombres y a cambio no recibe de ellos más que ultrajes y desprecio. Tú, al menos ámame’”.  Además, manifestó que al hablar

del corazón de Jesús, lo que importa no es tanto el órgano del cuerpo, sino su significado:  . “Sabemos que el corazón es símbolo del amor, del afecto, del cariño. Y el corazón de Jesús significa amor en su máximo grado; significa amor hecho obras; significa impulso generoso a la donación de sí mismo hasta la muerte”.

Celebración en la Catedral de Limón

El obispo también resaltó la necesidad de una respuesta al amor que Dios ha mostrado por el género humano, llamando la atención en que “sufrimos una grave y crónica enfermedad cardíaca, que parece propia de nuestro tiempo, y es que se está disminuyendo e incluso muriendo el amor; el corazón humano se enfría cada vez más y ya no es capaz de amar ni de sentirse amado”, expresó.

Además, Monseñor Román urgió a los fieles a pedir a Dios “que encienda en nuestro corazón el fuego del amor, que hace auténtica nuestra existencia humana”, y a que sean cada vez más capaces de encender ese fuego del amor en los demás hermanos.  “Pienso hoy en los niños agredidos y abandonados, en los jóvenes desorientados, que han caído en las drogas, en nuestros ancianos, enfermos, indígenas y aquellos en situación de calle. A los que hemos apartado porque pensamos que no son como nosotros, a los que hemos olvidado y a quienes nos persiguen y que deberíamos de amar más”.

Por otro lado, Monseñor recordó que el día del Sagrado Corazón de Jesús, se celebra también la Jornada de Oración por la santificación de los sacerdotes, pidiendo a los fieles que no desmayen en su deber de orar por sus sacerdotes.

(La homilía completa puede leerse en la sección “homilías”)

About the author

padrewillian administrator

Deja un comentario

dieciocho + 6 =